Consejos para una buena tabla de quesos

No Tags | Recetas

queso-y-vino.-720x367

Al momento de compartir un buen momento con amigos una excelente opción es preparar una tabla de quesos que resulta ideal para acompañar con una copa de Vino Toro Viejo.

A continuación te dejamos algunos tips para que tengas en cuenta si pensás armar una buena tabla de quesos:

Para servirlo, el queso debe sacarse antes de la heladera para lograr tenerlo a temperatura ambiente. Dependiendo de la dureza de la pasta, esto puede llevar 30 minutos en días cálidoscomo los de diciembre. Los quesos duros por supuesto tardan más que los quesos blandos en alcanzar una temperatura adecuada.

 

Al sacar el queso de la heladera, no hay que quitarle el envoltorio ni la cera, ya que son los que evitarán que se seque o reseque el queso. Una vez que se retira el envoltorio hay que tirarlo, nunca debe usarse el mismo dos veces, ya que no volverá a adherirse de la misma manera.

 

Siempre se deben servir los quesos blandos a una temperatura de 15°C y los duros y semiduros, a una temperatura de 20/25°C; de esta manera se asegura que todos los aromas y sabores aparezcan. Esto también ayuda a que los cortes sean limpios y sea más fácil de manipular. Un queso duro, como por ejemplo el queso Reggianito, se corta mejor cuando se encuentra a temperatura ambiente.

 

Lo ideal es presentar cada queso de manera individual en una tabla de madera o de mármol, o si se tiene, en una bandeja de plata. Esto es mejor que presentar tres o cuatro variedades en una misma fuente.

 

Cuando se suelen armar tablas o platos grandes, muchas veces se mezclan los quesos o se colocan de tal manera que los quesos blandos se pegan entre sí, o los aromas se mezclan y es difícil diferenciar unos de otros. Asimismo, es difícil cortarlos en fuentes grandes.

 

Es por esto que, cuando se presentan los quesos sin cortar, es preferible utilizar tablas o platos lisos y pequeños. En el caso de utilizar platos o tablas grandes, se recomienda ubicar los quesos de aromas y sabores suaves lejos de aquellos quesos fuertes, ya que puede haber contaminación de aromas y sabores.

 

Las reglas básicas para preparar una tabla de quesos son las siguientes:

 

  • Cantidad de tipos de quesos:es recomendable comenzar con poca cantidad de variedades -de tres a cinco quesos-, ya que más cantidad sólo confundirá a los paladares de los comensales.

 

  • Calcular cantidades:se debe calcular entre 80 y 100 g por persona de la totalidad de quesos si se va a servir una tabla solo de quesos.

Pensando en una tabla donde se combinen quesos y fiambres, se debe calcular entre 50 y 80 g de queso por persona. Si la tabla de quesos es lo único que va a servirse, calcular entre 100 y 150 g por persona de la totalidad.

 

  • Elegir los quesos:buscar variedad de sabor, textura y apariencia. Una selección interesante puede incluir un queso suave y blando, uno de pasta semiblanda de sabor medio, uno azul y uno semiduro de sabor más intenso. También se puede agregar en un recipiente aparte un queso fundido o queso crema saborizado o no.
  • Cortar los quesos:cortar las variedades en formas diferentes; esto ayuda a los invitados, clientes o consumidores a identificar los diferentes tipos de quesos.

 

  • Ubicar los quesos en las tablas:se debe tener en cuenta que los productos de sabor más suave deben colocarse en la periferia de la tabla y los más fuertes en el centro, siempre agrupándolos por tipo, dejando espacio suficiente para mostrar la diferencia entre ellos.

 

  • Acompañar los quesos:es importante acompañar los quesos con panes, galletitas, grisines, tanto neutros como saborizados. Hay que tener cuidado de que éstos no sean muy fuertes, ya que pueden tapar el sabor de los quesos.
  • Las frutas, tanto frescas como secas, también son muy buenas compañeras. Las frescas suelen usarse para enjuagar o limpiar la boca, y las secas, como acompañamiento y complemento.

La tabla no debe prepararse con mucha anticipación, ya que los quesos se resecan y pierden humedad. Lo óptimo es tener los quesos en la heladera y sacarlos para cortarlos, mientras van tomando la temperatura adecuada. Cuando esto no sea posible, sugerimos cortarlos, cubrirlos con film adherente y llevarlos a la heladera nuevamente.

 

Fuente: www.iprofesional.com


No Comments

Leave a comment